Hola de nuevo compis!!

Lo prometido es deuda, y en esta nueva entrada voy a contar como nos enteramos de que estábamos embarazados, así como los 3 primeros meses del mismo.

Como todo lo que es bueno llega sin buscarlo, así llegó mi embarazo.

Todo empezó a finales de Marzo del 2015 con un sueño indomable (en el trabajo me quedaba dormida frente al ordenador), comía mucho más que de costumbre y pasaba más tiempo en el baño orinando que trabajando. No tenía sospecha alguna de que estuviera embarazada, ya que yo lo achacaba a que aún estaba en baja forma después de haber estado bastante enferma el Diciembre anterior.

Yo seguía haciendo mi vida normal, trabaja hasta las 6 y después me iba a correr con mi cuñada y amiga Rebeca.

Así hasta el sábado 11 de Abril, que la compañera de todos los meses faltaba a su (más o menos) puntual cita. Ese día cenamos con mis cuñados, pedimos hamburguesas de una cadena conocida, y me comí 4 hamburguesas de las grandes… ahí mis sospechas empezaron a surgir…

Se lo comenté a mi chico, que aún no me había venido el periodo y que algo dentro de mí me decía que estábamos en una dulce espera.

El lunes 13 de Abril, cuando salí de trabajar fuimos directos a la farmacia a por un test de embarazo, y en cuanto llegue a casa me lo hice. En las instrucciones especificaban que el resultado tardaba 5 minutos en aparecen en la pantalla. Yo me acuerdo que una vez se empapó bien de orina, automáticamente apareció “EMBARAZADA”, no me dieron ni los 5 minutos para pensar en nada…
image

Cuando vi el resultado en la pantalla, fui corriendo hacia Agus para decírselo. En ese momento me invadieron 50.000 sentimientos a la vez… alegría, miedo, angustia, amor, incertidumbre… Pero sobre todo amor… amor al pensar que una personita estaba creciendo dentro de mí. La reacción de Agus fue maravillosa, se puso loco de contento y sólo veía felicidad en su cara. Lo afrontó mejor que yo la verdad… Si tuvo miedo ni lo demostró y yo se lo agradezco ya que ha sido un gran apoyo para mí.
image

Los primeros en enterarse fueron mis padres, que a los 2 días fuimos a verles con el test de embarazo en la mano. Mi madre se pensaba que era un termómetro, y ya cuando se puso las gafas y lo vio bien… sólo podía decir “¡¡¿¿De verdad??!! ¡¡¿¿Vamos a empujar un carrito??!!” Fue un momento único que no se me olvidará nunca, ver la felicidad en sus caras.

Al par de días se lo contamos a la madre de Agus, y a mis cuñados. Fue muy emotivo, se alegraron mucho de la gran noticia de que iban a ser abuelos y ti@s. Me acuerdo que cuando nos fuimos de casa de mis cuñados, oímos a mi cuñada decirle a gritos a mi cuñado “¡¡VAMOS A SER TIOOOOSSSS!!”.

Al final se me hizo muy larga esta entrada… así que por hoy lo voy a dejar aquí, y en la siguiente entrada hablaré sobre los 3 primeros meses de embarazo.

Muchas gracias por dedicar vuestros valiosos minutos en leerme.

See you later compis.